Educar es guiar por la vida

Si fuéramos alumnos de la escuela francesa de ingeniería 42, tendríamos acceso a sus aulas llenas de ordenadores las 24 horas del día los 365 días del año. Podríamos entrar y salir cuando quisiéramos, porque no existen los horarios. Tampoco nos pedirían un título para acceder porque no creen en ellos. Sí creen en las ganas de…